viernes, 18 de marzo de 2011

El día que mi juventud se desconectó



Haz el amor todas las noches
Bebe vino
Toma alimentos con grasas saturadas
Quita el pendrive en modo no seguro
Mete autoestopistas en tu coche a las doce de la noche
Haz graffitis
Desobedece a tu padre
Córtate las uñas de los pies delante de tu pareja, y olvida lo que dicen en Vanity Fair, la confianza es eso; y la sofisticación, es para ricos.

Duerme menos de ocho horas
Aprovecha el día, aprovecha la noche
LLora en público
Estudia algo sin futuro,
no hay mañana para los que temen errar.
Arrepiéntete, experimenta la verguenza, experimenta el dolor

Suda
Ríe de tu cara frente al espejo un domingo por la mañana
Vete a la India a redimir tus pecados, y a cometer otros nuevos
Entra al mar antes de terminar la digestión
Aprende a mirar
Aprende a vivir
Haz ruido.


Levántate un día y confía en no haberte convertido en una vieja de veinte años
.

4 comentarios:

  1. ¡Que bonitos pensamientos!
    Lo imprimire y compartire con toda mi (disfuncional) familia... ;)

    Ya en serio, me agrado tu entrada. De ahora en adelante procurare levantarme cada mañana confiado en seguir siendo un adolescente de 30 años.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho...Por cierto, lo tienes muy abandonado no?No me seas una yo, anda...

    ResponderEliminar

Escúpeme aquí